Pilinguiña

26 marzo 2008

AMENAZADA EL DÍA DE REYES

Filed under: Cuentos — Pilinguiña @ 11:20 pm

Recuerdo aquél salón de “No Estar”, el lugar donde nunca podíamos jugar.
Estaba reservado exclusivamente para las visitas.
La que osara a entrar en él, se arriesgaba a conocer más de cerca, si cabe, la zapatilla de mamá.
Dos aparadores de madera, una mesa grande rodeada de 6 sillas, con pañito bordado encima y dos candelabros con velas rojas.
Allí nos hacían fotos en la comunión y también era allí donde poníamos los zapatos para los Reyes, cada una de nosotras los ponía en una pata de la mesa o los aparadores.
Tardábamos en dormir y nos levantábamos cuando alguna gritaba: hannn veniiiiidoooo lossssss reeeeyeesss.
Curiosamente los Reyes siempre nos traían lo que pedíamos (ya se encargaban de “convencernos” de nuestros deseos).
Aquella Navidad, a mis tiernos 9 años, mi hermana la mayor me llevó con mucho misterio a la habitación y en un susurro me contó “los Reyes, no existen, son papá y mamá”
La miré como si estuviera loca, su mirada perversa, con una altivez de quién “mira lo que sé porque soy mayor”, me asustó de verdad. Parecía que no mentía.
En vista de mi incredulidad y que la mayor tenía muy mala baba, me llevó,  avisándome de que no hiciera ningún ruido, a la carbonera.
Estaba oscuro, el rechinar de la llave antigua en la puerta de la carbonera y la sensación de estar haciendo algo terrible, hacía que mis piernas temblaran.
Mi hermana, sin embargo, estaba tranquila, se notaba que no era su primera vez.
Triunfal, destapó una caja, allí estaban, eran mis regalos, mi joyero de la Señorita Pepis y mi bonito reloj.
Todavía recuerdo la colleja que se llevó mi hermana mayor cuando, ante el interrogatorio al que fui sometida por mi madre, canté todo, lo de la carbonera, lo del reloj, lo de mi terrible decepción.
Recuerdo con tristeza esas navidades, yo quería trasladar mi decepción a las pequeñas y me pasé los Reyes bajo la mirada inquisidora de mi madre que me decía sin hablar, “como le digas algo a las pequeñas, te mato”.


PilinguiñaAmenazada

Anuncios

1 comentario »

  1. ¡Que tristeza verdad el día que te quitan la venda de los ojos! ¡Tan bonita como es la inocencia! Pero es ley de vida, hay que crecer.

    Un besazo y felicidades.

    Paqui

    Comentario por paqui — 28 marzo 2008 @ 9:44 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: