Pilinguiña

9 mayo 2008

LA ESPAÑA PROFUNDA

Filed under: Historias — Pilinguiña @ 8:40 pm

Era pequeñito, muy moreno y de grandes ojos negros. Su madre, daba gracias a Dios por aquel regalo. Desde su nacimiento solo tenía ojos para su pequeño. A ella, todo lo que hacía le parecía prodigioso. Hablaba desde muy pequeñito y caminaba curioso por todo lo que había a su alrededor. Era despierto y cariñoso, sobre todo muy listo.

 

Desde la tarde de invierno en la que, después de meses de encontrarse enferma, no pudo levantarse, no volvió a verle. Su marido  llamó a su vecina Tertuliana, que se lo llevó consigo. Murió tres días más tarde, hinchada y muy pálida. El médico no llegó a tiempo.

 

El Gacho, con tres años, se quedó solo con su padre.

 

Le conocí un verano en las fiestas del pueblo cuando ambos éramos muy jovencitos. Era un chico moreno, de grandes ojos negros que vestía con una falda larga. Tenía pechos postizos hechos de un limón cortado a la mitad y metidos en un sujetador. Llevaba el pelo largo, sucio y desgreñado. Calzaba unas sandalias viejas por las que asomaban los dedos de uñas largas y negras. Sus grandes y ágiles manos, arreglaban una vieja bicicleta.

 

Se acercó donde estábamos para pedir dinero. Cuando le di unas monedas, me lo agradeció con una gran sonrisa. Casi no tenía dientes y los poquitos que le quedaban, no conocían lo que era el cepillo. Al alejarse, los muchachos con los que estaba, le gritaron riéndose de él.

 

Al año siguiente, le volví a ver. Estaba ciego de un ojo. Me contaron que los jóvenes del pueblo, todos los años le bañaban en la fuente como parte de la tradición de las fiestas. Cuando conseguían sujetarle, le desnudaban, le cortaban el pelo y lo metían a la fuerza en el agua, mientras con un cepillo de púas y jabón restregaban con fuerza su cuerpo. Todos en el pueblo se reían, era un espectáculo ver al muchacho gritando, mientras los mozos ridiculizándole, le aseaban, aunque fuera por un día.

 

Ese año, El Gacho, al que le horrorizaba aquella tradición, intentó salir del agua helada, realizando un movimiento brusco. Uno de los mozos, “sin querer”, le pasó el cepillo por el ojo destrozándole la córnea. Desde aquel día, no volvieron a bañarle en el pilón.

 

Cuando llegué a casa le pregunté a mi abuelo por El Gacho. Por él supe lo de su madre y cómo su padre, desde la muerte de su mujer, solo bebía desatendiendo totalmente a su hijo. Casi no le daba de comer y para silenciar sus lloros, desde niño, le daba aguardiente y vino. Trabajaba arreglando bicicletas y ayudando a cultivar las tierras de los vecinos. Su salario, un poco de vino.

 

-Y, ¿nadie hace nada? – pregunté escandalizada.

-Pues no – contestó tranquilo.

-Pero, habría que llamar a lo policía o a la asistenta social – respondí compungida.

-No, no se puede llamar a nadie. No pasa nada. Lleva así toda la vida, solamente es el Tonto del Pueblo.

 

PilinguiñaAvergonzada

Anuncios

4 comentarios »

  1. Tan profunda como oscura…

    No era el joven tonto del pueblo, era un joven de pueblo rodeado de tontos.

    Cuando la gente se comporta así para mí pierden la categoría de Ser Humano.

    Comentario por Eva — 9 mayo 2008 @ 11:54 pm | Responder

  2. Es la España profunda. Me ha impresionado el relato, que me lleva a la palabra compasion

    Comentario por tia Chea — 10 mayo 2008 @ 4:26 pm | Responder

  3. Crudo relato y lo peor… es creible.

    Enhorabuena Pilinguiña, hay que contar cosas como esa (aunque duela y de verguenza).

    Comentario por Ernesto — 11 mayo 2008 @ 4:31 pm | Responder

  4. Qué fuerte… sin palabras me hallo…

    Comentario por Pepa — 16 mayo 2008 @ 7:06 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: