Pilinguiña

25 mayo 2008

PILINGUIÑA BOCAZAS

Filed under: Cuentos — Pilinguiña @ 2:47 pm

Era el verano de mis 13 años, aquel en el que el adolescente musculado prefirió a otra, a la guarra de la pandilla, aquel en el que descubrí que no era la niña más guapa del mundo, el de mi primera regla, mis primeros cigarritos, mi primer gran amor y mi primer encotronazo con una adulta que, además, era madre coraje.

 

Sentadas en la piscina, observábamos curiosas los tres trampolines desde los que se tiraban, haciéndose los “chulitos”,  los jovencitos de los apartamentos, seleccionando a los que podían ser, o no, nuestros potenciales amigos o futuros novios. Los feos eran descartados inmediatamente. No íbamos a veranear rodeadas de adefesios.

 

Apodamos Nerón al jovencito que,  al salir del agua,  se envolvía en su toalla tapando un solo hombro. Éste,  podía ser amigo, pero sin posibilidad alguna de llegar al noviazgo debido a unas incipientes lorzas que asomaban a cada lado de sus caderas.

Al del trampolín de la izquierda, le llamamos el Ojazos Pintados por Velázquez, por guapísimo y porque éramos unas cursis y unas redichas.

Al del trampolín de en medio, el más alto, le apodamos el Mariquita. Llevaba pulseras, un bañador ínfimo y nos parecía que movía excesivamente las caderas antes de dar el salto del ángel, el angelito.

–Mira, mira el mariquita- comentábamos entre risas – ese, ese el de la pulserita en la muñeca- continuamos señalando con el dedo – mira como mueve el culo.

 

Una mano golpeó brúscamente mi hombro. Giré para ver quién de las tontas de las niñas se estaba buscando un cachete, encontrándome con la mirada furiosa de la señora que estaba sentada a mi lado. Dejamos de reir al instante.

-El maricón lo será tu padre,- dijo entre dientes con voz de loba asesina – es mi hijo y es muy hombre, te lo puedo demostrar en cualquier momento, solo tienes que entrar con él en una habitación,!imbécil!

Acojonada y bastante impresionada ante las palabras de la adulta, solo atiné a decir.

-Perdone, es que a mí me lo parecía.

Inmediatamente me arrepentí de mi estúpido comentario. Temerosa de la ostia que me iba a meter la enloquecida madre, salí corriendo sin dirección perseguida por las cobardes de mis hermanas.

Estuvimos por lo menos media hora corriendo sin rumbo. Después de deliberar e intentar restar importancia a lo ocurrido, volvimos más tranquilas pensando más en la comida que en la madre del muchacho.

A lo lejos, como un puntito en la terraza, estaba mamá. Con medio cuerpo fuera gesticulaba con la mano lo que intuíamos increpaba:

– Subir, subir, que vais a saber lo que es bueno.

Asustadas, y convencidas de que la adulta madre coraje había encontrado nuestra dirección y en ese momento estaba parlamentando con nuestros padres, entramos en casa.

Papá estaba sentado a la mesa mientras mamá, sirviendo los platos, nos echaba la bronca por llegar tarde. Todo era normal, sonreimos relajadas.

Habíamos aprendido la lección: Nunca critiques sin mirar a tu alrededor.

 

Pilinguiña Lenguaraz

Anuncios

15 comentarios »

  1. “-El maricón lo será tu padre,- dijo entre dientes con voz de loba asesina – es mi hijo y es muy hombre, te lo puedo demostrar en cualquier momento, solo tienes que entrar con él en una habitación,!imbécil!”

    Muy buen el post, como de costumbre ^^

    Comentario por Cryven — 26 mayo 2008 @ 10:55 am | Responder

  2. ¿Por qué siempre me como letras cuando no puedo editar? Ay… Es “Muy bueno el post”.

    Comentario por Cryven — 26 mayo 2008 @ 10:56 am | Responder

  3. las paredes oyen, a veces hablan de

    amor

    Comentario por amor — 26 mayo 2008 @ 11:36 am | Responder

  4. Gracias Cryven, todavía recuerdo a la madre, al hijo y al espíritu aventurero que teníamos a esa bonita edad.

    Amor, sí, a veces…

    Comentario por Pilinguiña — 26 mayo 2008 @ 2:10 pm | Responder

  5. Bueno y al final ¿era marica o no?. Tendrás que preguntarle a la madre jejeje.

    De acuerdo totalmente con Cryven, post buenísimo (como siempre).

    Abrazos

    Comentario por Ernesto — 26 mayo 2008 @ 3:28 pm | Responder

  6. No lo pude saber. Lo cierto es que estaba bastante cañón y seguro que como ni nos miraba, inventamos que era gay.
    Hoy día, hubiera sido un gran amigo, seguro.
    Otro fuerte par tí.

    Comentario por Pilinguiña — 26 mayo 2008 @ 7:01 pm | Responder

  7. En un emocionante día de actuación de fin de curso, mi pequeño grandullón de 7 años bailaba. En plena actuación, su madre escucha: ¡qué bien lo hacen sino fuera por ese grandullón! Se referían a él y yo quise responder como la madre de tu relato. No lo hice. En el fondo tenían razón. Quizás como el chaval de tu relato. Quien sabe si hoy día estará casado con su hombre… mi hijo, a la danza, no se dedica.
    Sigue, Pilinguiña, que empieza a ser un vicio leerte.

    Comentario por irma6 — 26 mayo 2008 @ 9:32 pm | Responder

  8. Jajajaja! Menudas cosas que te pasan! Me imagino el momento ese de volver a casa, preguntándoos si vuestra madre lo sabía o no y preparándoos para una más que probable bronca… Me alegro de que al final no la hubiese!

    Comentario por Mar e Lúa — 27 mayo 2008 @ 11:57 am | Responder

  9. Irmá6 tengo que contarte la del portero, que tú eras muy pequeñita y no la recuerdas.

    Mar e Lúa: Mi madre tenía una zapatilla del pie derecho que casi siempre acertaba. Mi padre, solo amenazaba con el ojo izquierdo 🙂

    Comentario por Pilinguiña — 27 mayo 2008 @ 8:16 pm | Responder

  10. Divertido blog. Me pregunto si no reconociste en el mariquituso al médico guapo que te dio a ti la baja y a tu suegra el bajonazo.

    Comentario por lcastrosaez — 28 mayo 2008 @ 11:54 am | Responder

  11. No me lleves de golpe a la realidad, que la vida te da sorpresas, menos mal que vino solo a casa y no acompañado de su madre:)

    Comentario por Pilinguiña — 28 mayo 2008 @ 1:39 pm | Responder

  12. HOLA PILINGUIÑA ES LA PRIMERA VEZ QUE LEO ALGO TUYO Y DE VERDAD QUE ME HA ENCANTADO.ME GUSTA ESE SABOR FRESCO Y DESENFADADO DE PERIODISTA AL ESTILO DE MARUJA TORRES.ESTOY TOTALMENTE SEGURA QUE ERA MARIQUITA PORQUE ESOS MOVIMIENTOS DE CADERA SON INCONFUNDIBLES, UNIDO A ESE ATUENDO DE TRAJE DE BAÑO MINIRIDICULO.LA MADRE SEGURO QUE SE ENFADO TANTO PORQUE ERA INCAPAZ DE RECONOCER LA VERDAD. SIGUE CONTANDO COSAS QUE MERECE LA PENA LEERTE. UN PLACER DESCUBRIRTE

    Comentario por SEISDEDOS — 2 junio 2008 @ 9:11 pm | Responder

  13. SEISDEDOS. Bonito apodo el tuyo 🙂
    Gracias eres muy amable por visitarme y comentar.

    Comentario por Pilinguiña — 4 junio 2008 @ 5:00 pm | Responder

  14. Yo que creía que era el único que cometía ese tipo de imprudencias. Una vez hable, durante media hora, pestes de una compañera del colegio a la hermana… lo supe cuando ella me dijo: ya que terminaste hablar de mi hermana te puedo decir que eres un gran hijue… dio media vuelta y se fue. Me reí otra media hora…

    Un abrazo grande desde la fría Bogotá

    Comentario por Diego Niño — 5 junio 2008 @ 5:05 pm | Responder

  15. Pues a mí la única risa que me daba era la nerviosa 🙂
    Gracias por visitarme desde la tormentosa España.

    Comentario por Pilinguiña — 5 junio 2008 @ 6:46 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: