Pilinguiña

4 junio 2008

EL MUNDO, EL DEMONIO Y LA CARNE

Filed under: Cuentos — Pilinguiña @ 7:15 pm

El año en que murió la abuela, mi padre decidió enseñar el mundo a su querida e inocente hermana, la tía Isabelita. La mujer había vivido su primera juventud vistiendo santos para, inmediatamente después, dedicarse al cuidado de su eterna madre que murió a la tierna edad de 100 años.

Su vida había transcurrido tranquila y placentera entre el convento, la clausura maternal,  sus bordados y el desarrollo de un fino olfato,  capaz de detectar a varios metros  a las sobrinas fumadoras que,  por “cochinas”, éramos duramente castigadas. Primero te olía, si dabas positivo, con gran entusiasmo y previo gesto de advertencia, te enseñaba la perfecta colocación de sus nudillos arreándote su famosa colleja antivicio. Todas  aguantábamos el dolor sin rechistar, a ninguna se le hubiera ocurrido discutir la enorme competencia olfativa de mi tía. 

Mi padre, preocupado por su soltería, la soledad y el desamparo en el que había quedado la pobre Isabelita, pensó en buscarle un buen novio por ver si la casaba y de esta forma  evitar que el diablo la tentara,  dañando el honor de la familia. 

Mi tía nunca salió de casa salvo para ir a la misa diaria con la abuela. No conocía la playa, la piscina, el río,  ni varón alguno.  

Todas recordaremos para siempre aquella tarde en la que fuimos a la playa, cargados con la nevera, la sombrilla, las toallas y la tía Isabelita.  

Hubo que animarla para que se pusiera el bañador. Muy nerviosa, tapada por el vestidor, comenzó a desvestirse, entregando a mi madre con mucha delicadeza sus ropajes monjiles.  

Cuando quisimos darnos cuenta, era demasiado tarde. 

Los pelos de sus axilas,  piernas y entrepierna eran libres, sin complejos y emancipados. Si no hubiera sido por el bañador negro de anchas tiras y tiro largo estilo faja, hubiera pasado por francesa desmelenada, pero su pelo corto con laca, la blancura inmensa de su piel y aquellos pelos negros que la adornaban, delataban claramente que era hija  de la castilla profunda. 

Disfrutaba entrando y saliendo del agua emitiendo grititos de satisfacción. Mientras ella evitaba las olas, nosotras evitábamos mirarla.

PilinguiñaMala

 

 

Anuncios

10 comentarios »

  1. es duro ser así, cuando estoy en presencia de alguien que por algo físico causa desagrado, trato de disimular, es difícil

    amor

    Comentario por amor — 4 junio 2008 @ 7:30 pm | Responder

  2. Veo la escena perfectamente, A ella toda animada y a vosotras mirando para otro sitio.
    Que buena eres describiendo. Y has necesitado muy pocas palabras para dibujar la escena…. Gracias por el relato que me deja con la duda: La tia Isabelita existió o existe realmente, ¿verdad? Un beso guapa. Tia Chea

    Comentario por tiachea — 5 junio 2008 @ 12:49 am | Responder

  3. muy buena la descripción, no desfallezcas que nos alegras el día

    Comentario por irma4 — 5 junio 2008 @ 1:57 pm | Responder

  4. Amor, a sus 50 años, creía que la vida era así.

    Tiachea, te aseguro que existió, hoy es una anciana viuda (ya te contaré la boda a los 51 años de la Tía Isabelita), no tiene desperdicio.

    Irmá, sin desfallecer pero sin tiempo. Ahora, el buen tiempo, el curro….

    Comentario por Pilinguiña — 5 junio 2008 @ 6:44 pm | Responder

  5. Estoy deseando leer la boda de la Tía Isabelita. La descripción que has hecho es genial, he llegado a visualizar a la tía (pelos incluídos)en la playa.

    Gracias y besos

    Comentario por Ernesto — 5 junio 2008 @ 8:40 pm | Responder

  6. Ernesto, calla que he sido muy mala relatando aquella inolvidable tarde.Otro para tí.

    Comentario por Pilinguiña — 6 junio 2008 @ 6:18 pm | Responder

  7. Wowww
    No sé cómo has llegado hasta mi sitio pero no sabes cuánto me alegro porque por eso estoy aquí.
    Me gustas, Pilinguiña
    …bueno, que me gusta leerte.
    Un saludo

    Comentario por Tesa — 9 junio 2008 @ 5:29 pm | Responder

  8. Por suerte, llegué desde el blog de Ernesto.
    Gracias por tu visita, lo mismo te digo, ha sido un placer.

    Comentario por Pilinguiña — 9 junio 2008 @ 5:59 pm | Responder

  9. A MI ME GUSTARIA SABER COMO DE LIBRES Y EMANCIPADOS ERAN AQUELLOS PELOS DE LAS PIERNAS, DE LAS AXILAS Y SOBRE TODO LO QUE MAS CURIOSIDAD ME PROVOCA ES COMO SERIAN EN SUS INGLES.¿Y EL BAÑADOR? DEJABA PASO A DESTAPAR MAS IMAGINACION. ERES GENIAL.

    Comentario por FELIPE — 13 junio 2008 @ 7:39 pm | Responder

  10. Pues siendo mala, que lo he sido y mucho, te diré para que te hagas una idea, medio siglo de liberación absoluta…

    Comentario por Pilinguiña — 13 junio 2008 @ 7:53 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: