Pilinguiña

21 enero 2009

EL PIRATA MILLONARIO (el desenlace)

Filed under: Historias — Pilinguiña @ 10:02 pm

Preocupada por los cuernos platónicos que le estaba poniendo a mi consorte, y para fortalecerme en mi dulce pirateo, le puse a mi marido una trampa. Contraté a una preciosa pedazo de putón con un cuerpazo impresionante, para que le diera un masajito después untarle en algas y de nalgas. Me puso unos cuernos que todavía me pican. Con ello, mi conciencia se apaciguó bastante.

Salvo mi hermana tercera, la del 7% para los pobres,  la del Papa, la Pepito Grillo de los huevos, que no hacía más que decirme que la felicidad no la da el dinero, que cuanto más se tiene más se quiere, que estaba gastando sin tener en cuenta que, con lo que me había gastado en Manolos,  comían un año todo un pueblo de Chiapas. ¡Qué jodía! Cómo se notaba que la pasta no era suya. El dinero era mío, solo mío. Me empezaba a parecer que todas ellas me miraban envidiosas. ¡Con la de pasta que me había gastado en ellas! ¡Qué ingratas! Envidia que ellas no tenían millones. Aburrida de escucharla, le pagué un viajecito a Taizé para que me dejara tranquilita una temporada. Allí recuperó la fe perdida en Roma.

Os preguntaréis qué había sido del generoso Pirata, de aquel hombre de ojos negros, el de la mirada embaucadora y dulce sonrisa. He de decir que mi masajista, el de siempre, el que llevaba a todas partes, el que comprendía que necesitaba masajes por la mañana y por la noche,  que mi espalda, después de tantos años de curro estaba recauchutada, ese masajista, ese mismo, cuando me tumbaba de espaldas desnuda, me rogaba dulcemente que cerrara los ojos. En cuanto terminaba de masajearme sin parar, me susurraba al oído ¡me encantas!

Cuando sonó el despertador, sentí como mis músculos se endurecían y mi mente se negaba, no podía despertar, no quería, me faltaba mucho por gastar, mucho por vivir, mucho por disfrutar.

-Todavía noooooo – grité aterrorizada.

Todavía podía ser solidaria, crear una fundación para dar de comer al hambriento, vestir al desarropado, dar de beber al sediento, ¡Dios mío me volveré una santa pero no me despiertes!

-Noooooooo

Nadie me escuchó.

Todavía sintiendo vivamente en mí los millones y mi vida de lujos y desenfrenos, mi cuerpo lánguidamente me arrastró a la ducha que fue la que me devolvió a la puta realidad.

Le vi en el semáforo. Sorprendida,  fijé la vista en el hombre de pelo rizado y ojos negros que vestía una camisa de mujer blanca con lacitos negros en las muñecas. Mientras limpiaba mi parabrisas sonreía pícaro enseñándome su mellada e indecente dentadura.

Con mucha tristeza puse en su ennegrecida mano un euro. Él, sonriente, me miró a los ojos con dulzura diciéndome.

-¡Me encantas!

PilinguiñaEncantada

Anuncios

19 enero 2009

EL PIRATA MILLONARIO (capítulo VII)

Filed under: Historias — Pilinguiña @ 3:08 pm

Lo segundo fue reunir a las mujeres de mi familia y nuestras amigas. A las amigas de mis hermanas les aboné en su cuenta mucha pasta para que pudieran pedir una excedencia en el trabajo y nos pudiéramos largar todas juntas una temporada. Mis hermanas,  sus mejores amigas, mis amigas y mi mejor amigo, dejaban de trabajar para siempre.

Primero las llevé al Gran Hotel de la Moja, (el nombre no es casualidad), cerrándolo para nosotras solas. Contraté a los mejores masajistas,  estilistas, peluqueros y maquilladores del lugar, así como  actores,  animadores culturales,  que no culturistas, que leche, una vez pensado, también… calla, calla decían ellas…

Entre masajes corporales, chapuzones en la piscina, relajantes mascarillas faciales, depilación laser, bailes mañaneros, galopadas en caballo, paseos en bici, caraokes nocturnos, cenas maravillosas y bebidas refrescantes y/o colocantes, pasamos unos felices días  disfrutando, en  la noche de despedida, de un maravilloso baile de gala.

Los días restantes mantuvimos los masajes, la dieta saludable, el ejercicio moderado o no,  pero en distintos países. Estuvimos en París, después en Italia donde mi hermana tercera saludó al mismísimo Papa, (momento en que fue abandonada por su fe),en Grecia y en Turquía.

Volvimos para reunirnos con nuestras familias que nos esperaban en Vaqueira,  lugar al que habían vuelto nuestros consortes después de pasar varias semanas por ahí, a lo grande, donde querían y cómo les había apetecido hacerlo.

 

Vergüenza tendría que darme lo rácana, superficial, frívola e insolidaria que estaba siendo mi aventura, pero los ricos somos así…

 

18 enero 2009

EL PIRATA MILLONARIO (capítulo VI)

Filed under: Historias — Pilinguiña @ 12:53 pm

Al día siguiente se presentó en mi casa el director de mi banco, un señor que no había visto en mi puñetera vida, el que manejaba los hilos  en mi cuenta, esa donde a primeros de mes ya han arrasado los de la luz, casa, agua, teléfono y créditos. Asquerosamente amable me explicó que el motivo de su visita que no era otra que la de comunicarme personalmente que alguien me había ingresado doscientos millones de euros en mi cuenta.

Recuperada del susto, mi mente entró en un desconocido, hasta ese día,  estado de levitación avariciosa indescriptible.

Llamé  a mi amiga que es economista de las buenas y a un conocido que es el hombre más desconfiado que he visto en mi vida para explicarles lo ocurrido,  no fuera a ser un tema de narcotráfico y que me viera en el trullo en veinticuatro horas. Analizaron todo. Era una donación legal y real aunque el dadivoso generoso no deseaba identificarse.

Fue fácil, lo primero que hice fue dejar mi trabajo y… eso mismo, lo que todos haríamos, eso es lo que hice. Casi me quedo manca, qué dolor

Inmediatamente me fui a  comprar el edificio donde viven mis padres que tiene 7 plantas,  con lo que les ponía a cada una de mis hermanas un piso en el centro de Madrid que,  unificando las dos puertas de cada planta, eran casas de casi 300 m2, así por la patilla, uno para cada una. En vista de la pasta que me estaba dejando en inmuebles, compré una inmobiliaria y una constructora para ponerles casas a cada uno de mis sobrinos y sobrinas. A mis amigas y amigo también, eso sí, a los que no tenían hijos se las ponía en usufructo (así volverían a mí). A mis padres, los subía al tercero mientras remodelaba su casa con las mejores calidades y domótica. Luego bajaban todos a esta casa y a mis hermanas les dejaba diseñarse sus propias casas, con todo lujo, gastando a placer.

La del tercero, mi hermana solidaria, me obligó a dar el 7% del diseño a los pobres.

17 enero 2009

EL PIRATA MILLONARIO (capítulo V)

Filed under: Historias — Pilinguiña @ 4:22 pm

Cuando volví a la mesa del pirata,  éste había desaparecido. Defraudada me largué de aquel super barco con viento fresco. Fresco de cojones pues hacía un frío que pelaba y llovía sin parar. Allí, sola, jodida por el abandono piratil, por no haber llevado abrigo ni coche, con los putos tacones destrozándome los pies, sumida en mi estado de cagoentodoloquesemenea, se me acercó un joven con gorra de plato y sonrisa afectuosa. El muchacho extendió su mano y me rogó que entrara en un cochazo negro, me acomodara y le diera mi dirección. En el asiento de al lado había una nota y una flor. La nota escrita en mayúsculas decía; ¡me encantas!.

El cochazo olía a millones y el chofer estaba cañón. En estos pensamientos me hallaba cuanto reconocí las calles cercanas a mi casa. Ahí, en ese mismo momento volví a la realidad. Le pedí que parara dos manzanas antes. No deseaba dar explicaciones. Perdió el culo para abrirme la puerta y darme la mano cuando salía.

Esa noche dormí en brazos de Pirata soñando lo vivido con melancolía y cierto desasosiego. Mira que no preguntar su nombre. Recordaba que en Preti Guoman él supo la dirección de la Preti por el chofer. Si él quisiera…

15 enero 2009

EL PIRATA MILLONARIO (capítulo IV)

Filed under: Historias — Pilinguiña @ 9:58 pm

¡El muy incauto! cómo se notaba que no llevaba dejándose el culo desde los 20 años para no llegar a final de mes. Yo tenía una larga lista de ideas inversoras,  pero seguía desconfiada, seguía sin entender qué quería de mí aquel individuo.

Me dejé llevar y durante más de una hora estuve describiendo en qué gastaría mi dinero si fuera millonaria. Encandilada por su interés, intenté que viera en mí una maravillosa mujer solidaria que gastaría su fortuna en los demás, en los pobres, en los niños, en las mujeres, en los ancianos. Crearía la fundación Pilinguiña de ayuda al necesitado.

Mientras, él jugaba conmigo desgastando mi tonta resistencia con su seductora sonrisa.

Estresada de tanto hablar de gastar y gastar en los demás y aparentando la frialdad y seguridad de las tías que no buscan guerra, me excusé para ir al baño. Dentro, además de asombrarme la belleza de las brillantes maderas nobles y la porcelana de la Presley,  en aquel hermoso wáter, aproveché para respirar profundamente dejando por fin relajarse a mi estómago que, joder, llevaba por lo menos 3 horas apretado debido a la fuerza ejercida para meter tripa. Hasta me dio pena echar un pis en el wáter más limpio que he visto jamás. También necesitaba comprobar el estado de mi rímel, retocar mis labios y subirme las medias que,  desconocía porqué oscuro motivo,  las tenía a media asta.

9 enero 2009

EL PIRATA MILLONARIO (capítulo III)

Filed under: Historias — Pilinguiña @ 10:02 pm

Cuando mi conciencia comenzaba a debilitarse, sonó una música dulzona para continuar de acompañarla la voz pitiñosa de Julio Iglesias que reverdecía gritando Guendolin. ¡Lo que es el lujo!, en otro momento de mi vida y en otro lugar, habría puesto cara de estomagada y me hubiera pirado inmediatamente, sin embargo en aquel fastuoso ambiente y con tan dulce compañía, me habría bailado hasta la del Sergio Dalma con el mismo entusiasmo con el que habría festejado el Satisfeision de los Roling Estones.

Con firmeza pero con suavidad, el pirata me cogió por la cadera que, curiosamente, sentía yo que era tan lisa y turgente como cuando tenía veinte años. No podía ser. ¡Pues lo era! Joder, que manía con fastidiarme a mí misma, pues sí, una cadera suave y tersa, mi voluptuosa cadera. Cuando terminó aquél momento sensual, nos sentamos en la misma mesa.

Después de hablar unos minutos del pedazo de barco, (disimulando bobalicona no se me notara que era mi primera vez), no pude evitar comentar en confianza mi disgusto ante el lujo y la frivolidad del entorno. Era muy triste el asqueroso despilfarro habiendo tanto niño con hambre en el mundo.

-Un momento – me cortó en mi perorata – ¿Cuánto dinero necesitarías tú para ser feliz? ¿Cuánto necesitarías para comprar todo lo que necesitas?

8 enero 2009

EL PIRATA MILLONARIO (capítulo II)

Filed under: Historias — Pilinguiña @ 9:37 pm

Pasé de inmediato de la incredulidad a un bienestar placentero y a creerme de verdad lo que allí estaba aconteciendo. Que tonta,  ¿por qué no le iba yo a gustar a aquel “millonetis piratón”? pues eso,  que sonreí tontorrona hasta que pensé con lógica cayendo en la cuenta de que aquel hombre podía querer echar un polvete conmigo y, eso, eso sí que no, ¿eh?, que yo soy una mujer que no echo polvos de una noche por muy millonario que sea, exceptuando que sea  muy Brat Pit, o las dos cosas a la vez. Me eché para atrás actuando recatada y mirándole a los ojos. Sonrió y me repitió el “me encantas” con su alegre voz. Leche, el tío sabía cómo camelar sin pestañear,  joder para el ricachón, que ojos brillantes, qué dientes tan blancos, que manos poderosas…

Eso no era suficiente, ¡mierda! que estoy casada, ¡qué tengo familia!.. Pero, ¿qué se ha creído este tío, el creído  éste?

6 enero 2009

EL PIRATA MILLONARIO (capítulo I)

Filed under: Historias — Pilinguiña @ 1:48 pm

Estaba la menda allí,  así,  como si lo hiciera todos los días, en un crucero y digo como si lo hiciera todos los días,  porque me sentía natural, tranquila y relajada entre tanto magnate, porque eso sí, no era un crucero cualquiera, no, era el pedazo de crucero de los muy millonarios, de los millonarios sin parar, sin parar de ser cada día más millonarios.

A lo que iba, sumida en ese estado de dulce transición, comencé a  recrearme en ese super pijo ambiente disfrutando de lo que de momento era una vivencia real, innegable y fastuosa.

En vez de levantarme a las ocho de la mañana y salir para el curro disparada, estaba cenando relajada con los dirigentes de este mundo de locos.

Allí estaba yo, sentada en el salón de baile con un preciosísimo vestido gris plateado llenito de piedrecitas brillantes y con el hombro derecho al descubierto. Mi piel bronceada resplandecía con aquel vestido que me hacía  un tipazo que quitaba la respiración, la mía y la de los ricachones del crucero. Así me hallaba cuando al sonido de una canción de los Chichos, ( sí señor, que los ricos escuchan lo que se les viene en gana), se me acerca un tipo alto y fuerte, moreno, con melena rizada y ojos negros que iba vestido con pantalón negro y  una camisa blanca con lacitos negros atados a las muñecas, a lo pirata. Joder, tuve que utilizar mi calma serena para tranquilizar a mis neuronas y poder disfrutar con  tranquilidad del galanteo. Sí, era un rico y  pirata y quería bailar conmigo.

Acercándose suavemente me susurró al oído,

-¡Me encantas!

5 enero 2009

PONIENDOME EL SAYO CON DIFICULTAD

Filed under: Historias — Pilinguiña @ 7:12 pm

Estaba pensando y… ¿Cómo coño vuelvo al blog después de todo lo que me ha pasado durante estos últimos 5 meses?… mis hermanas esperan que vuelva, mis amigas…

Comencé a escribir hace unos días y no soy capaz de brotar, borro, vuelvo a escribir, vuelvo a borrar. No puedo, no quiero explicar vivencias tan intensas y personales, tan íntimas y que solo he compartido en familia.

Pero tampoco puedo comenzar sin presentarme de nuevo, sobre todo cuando había terminado el pasado junio con aquella gilipollez de “me voy a la playa, a las terrazas con los amigos, con la familia”, mierda, me daría de bofetadas por cursi y superficial. Ahora no puedo más que volver a retomar. ¿Tengo que reencontrar mi sentido del humor, volver a la normalidad? Retomar con mis compañeros de blogoria, ¿Es posible?

Eso sí, Mi Padre seguirá siendo uno de los protagonistas de mis historias…

También hablaba en junio de mi libro, solo he releído la primera página y ya me he desmotivado sin parar… Ahora me parece una boñiga insufrible…

Y para qué quería más, los de wordpress han cambiado el formato de la administración del blog, con lo que es una para la informática !no encuentro ni entiendo nada!, cagoentodo, qué día… jodeeerrr…

PilinguiñaAstragalá

21 junio 2008

EL PLÁCIDO PLACER DE LA TÍA ISABELITA

Filed under: Historias — Pilinguiña @ 3:34 pm

En la última página del periódico leyó su nota: Señorita soltera, seria y formal de mediana edad busca relación para fines matrimoniales.

La primera carta que recibió fue la de un gallego. Por sus letras llenas de calor imaginó al hombre romántico, formal, protector y cariñoso de sus novelas de amor que, desde que salió del convento, leía con fruición.  Antes de dar el paso estuvieron carteándose y hablando por teléfono durante un año. Enamorados como dos adolescentes decidieron que ella viajaría ese fin de semana para conocerse.

Llegó nerviosa, llevaba días muy inquieta. Había ido a la peluquería y se había duchado restregando con fuerza su piel  deseando que el agua se llevara también su aspecto de seca solterona. Se pintó por primera vez los labios y las uñas de las manos y pies.

Pero la crueldad del gallego  le dejó una profunda huella de dolor en su corazón. Ese mismo fin de semana  se casaba con otra. Isabelita había sido solamente una broma entre él y sus amigos.

Plácido también había contestado al anuncio. Era de la misma provincia que ella. El desdén de la mujer en la primera y única carta a la que había contestado, motivó con fuerza su deseo de conocerla. Tenía una preciosa letra inclinada hacia la derecha que a él se le antojaba solo podía estar escrita por una delicada y virginal dama. Le envió 24 cartas, una al mes,  durante dos años. En ellas rogaba una cita para conocerse.

Solo cuando Isabelita, con la ayuda y pesquisas de mi madre, se convenció de que el remitente era quién decía ser, y que su condición era la de soltero de un pueblo cercano, aceptó acudir a la cita.

Se conocieron en la estación de autobuses. Mientras tomaban café, él estuvo observándola con detenimiento. Aunque no era una mujer agraciada y sus ojos eran pequeños, su nariz aguileña, su barbilla destacada, el pelo tosco rizado y estaba muy delgada, tenía la delicadeza de la soltera indefensa y virgen de sus sueños. Desde ese momento se enamoró perdidamente de la tía Isabelita.

Él también estaba soltero. De joven había tenido una novia que le abandonó a los 4 años, escapando a la ciudad con el hijo del cartero. Desde entonces, dedicó su vida al campo, a sus animales y, con los años, al cuidado de su anciana madre. Solo tenía una afición, la bebida,  gracias a ella,  la decepción por la pérdida de su novia le habían hecho olvidar, salvo cuando iba de putas, su relación con las mujeres. Ahora que su madre era muy anciana había sentido de nuevo el deseo de vivir acompañado por una buena mujer.

La edad de Isabelita, 52 años, y su recatado atuendo, no mejoraban su aspecto nada atractivo. Iba vestida con una camisa blanca abotonada hasta el cuello, chaqueta y falda larga negra, medias tupidas y zapato plano.  

Ella se había percatado del intenso interés de aquel hombre que no dejaba de mirarla con una sonrisa pícara. No se fiaba, la experiencia con el gallego había dejado una dolorosa huella que la impedían volver a mirar a un hombre con aquella inocencia e ingenuidad de su primera cita.

Empezaba a sentir mucha vergüenza. Colorada,  bajó la cabeza rogando a la virgencita que le dijera cuanto antes si deseaba volver a verla. Le dolía ser la solterona de la familia y, a su edad, había perdido la esperanza de encontrar novio.

El hombre que la estaba mirando era gordo, de cincuenta y tantos años, nariz gruesa y roja, labios carnosos y ojos grandes y vivos. No era exactamente el caballero guapo y educado con el que había soñado toda su vida, pero parecía mostrar un gran interés por ella, por su vida y por su situación personal. Se ofreció a acompañarla a su casa. En la puerta quedaron para el día siguiente.

Esa noche, Plácido borracho cantó una serenata debajo de su ventana. Avergonzada y a la vez satisfecha, le rogó que se fuera. Nunca nadie  había hecho nada semejante por ella.

Así estuvieron durante 6 meses, embriagados por el vino y el amor hasta que, Plácido complaciente,  prometió no volver a beber y le pidió en matrimonio.

Isabelita había soñado durante medio siglo de noches solitarias, como sería su primera vez. Habló de ello con mi madre. Temía por igual al dolor y a la vergüenza de la desnudez de ambos. Aunque mi madre intentó tranquilizarla,  ella sufrió durante los días previos a la boda  ante lo que intuía podía ser una dolorosa y vergonzosa noche de bodas.

Al día siguiente de la boda, debido a su sorprendente y renovado aspecto juvenil, mi madre intuyó que aquella noche había sido la más feliz e intensa de la vida de mi tía Isabelita.

El día de su primer aniversario de bodas, enterró a su marido. Nos contaba orgullosa como poco antes de morir, su Plácido, había asegurado que moría de amor por ella.

-Al dejar de beber por tí mi amor, el hígado se me ha secado  y este cáncer me ha brotado

Fueron sus últimas y románticas palabras.

PilinguiñaEmbriagada

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.